sábado, 7 de marzo de 2009

3000 ANÉCDOTAS: Ivan Salvador Soto

Felicidades por sus primeros 3000 números, espero que en los siguientes 3mil sigan con este estilo tan agradable para todos los que vamos a ver el fútbol. Les envio una anecdota que me paso hace 3 años, y que gracias a Boletín ahora tengo una foto con uno de los mejores delanteros de la Liga Italiana. Y también les mas mando unas fotos de esa experiencia.


Tengo más de 15 años de ir al estadio, aunque prefiero ir a los “mejores” partidos, no hago el feo a otros juegos, siempre que tengo la oportunidad trato de ir al estadio (ya sea el Jalisco o el 3 de Marzo). La mayoría de esas veces trato de conseguir mi Boletín, y con el paso del tiempo he ubicado los puntos en donde se distribuyen para que así no me falte.

Me ha tocado ver toda clase de juegos; las carteleras dobles de los viernes para los Tecos hace un par de años (a las 5 la Primera “A” y a las 8 el equipo grande). Los partidos entre semana en el Jalisco, y por supuesto las múltiples Libertadores en el Coloso de la Calzada.

Pero en la Edición del 2006 me ocurrió algo digno de contar. Un amigo era el responsable de instalar las vallas de publicidad alrededor de la cancha para esos partidos, y a cambio de que le ayudáramos a revisar que todo quedara correcto nos regalaba los boletos para el partido y también podíamos estar en la cancha antes de que comenzara el juego.

Como era algo nuevo para nosotros, lo aprovechamos conociendo los vestidores, tomándonos fotos en los pasillos del estadio, en la Capilla y por supuesto que en la cancha. Lo malo era que tan pronto como los equipos salieran a la cancha nosotros teníamos que dejar el pasto, y la vigilancia del estadio no nos permitía que nos acercáramos a los jugadores.

Cuando Vélez visitó a las Chivas tuve mucha suerte. Como siempre, estuvimos puntuales para arreglar los anuncios y poder ver un buen partido. Y justo unos minutos antes de que saliéramos de la cancha, alcance a ver que algunos jugadores de Vélez estaban sentados en la banca, simplemente platicando, así que para acercarme a ellos me fui “revisando” que los anuncios estuvieran correctos, que se viera el patrocinador a la perfección y que los amarres estuvieran fijos.

Así me fui recorriendo la cancha, hasta quedar detrás de la banca del visitante, y como ahí estaban un par de jugadores me anime a acercarme antes de que los vigilantes me pudieran decir algo. Yo sabía que andaban bien en Argentina (aunque he de reconocer que solo los conocía por nombre). Alcance a ver que uno usaba el short con el número 9, la verdad es que no sabía quien era, pero como tenía mi Boletín en la bolsa revise rápidamente la lista de jugadores, y me lleve una gran sorpresa cuando vi que ese era el número que usaba Mauro Zarate (uno de los mejores delanteros argentinos de ese momento)..

Me acerque con el y le solté: -Mauro, te molesto con una foto-. Se porto muy amable y me dijo que si, le pase la cámara a uno de los ayudantes para que la tomara y todo perfecto.

En eso llego el vigilante y “amablemente” me indico que no podía estar ahí. Cruce la cancha para ir con mis amigos, y les conté con quien me había tomado una foto y se las mostré para comprobar.

Ahora el esta jugando en el Lazio, y yo aun tengo de recuerdo las fotos que me tome en la cancha del Jalisco, y especialmente con ese desconocido que resulto ser mundialmente conocido.





2 comentarios:

Anónimo dijo...

Uno de los hermanos Zarate, 3 jugaron en Mexico verdad?? El raton, roly y otro, una vez lei que hubo otro trio de hermanos que jugaron en mexico, a ver si alguien me ayuda

Gabriela Navarro dijo...

jajaja a mi tmb me ha pasado q me tomo foto con alguien y despues me entero q si es "famoso".. Suerte!!!